fase_practica_alba

La realización de las prácticas obligatorias del Curso de Monitores se podrá realizar tanto en modalidad intensiva como en modalidad extensiva, siendo facilitadas y propuestas por la propia escuela.

Modalidad intensiva: Esta etapa podrá únicamente desarrollarse participando en una actividad práctica programada en una colonia, campamento, albergue juvenil, casa de juventud, asociación juvenil, centro de información juvenil o en otra entidad cuya actividad principal esté dirigida a un público infantil o juvenil. Deberá tener una duración mínima de 10 días continuados y que en cualquier caso habrá de tener una duración no inferior a 75 horas.

Modalidad extensiva: Esta etapa, que podrá simultanearse con la formación teórica, si así se especifica en el Plan de Formación, tendrá una duración mínima de 3 meses y al menos equiparables a 100 horas. Dentro de los lugares indicados anteriormente y siempre y cuando sean actividades de dinamización de grupos de Ocio y Tiempo Libre.  

Esta etapa de formación práctica será facilitada por la propia Escuela, que se encargará de la búsqueda de destino para la realización de las mismas, no obstante en caso de que el alumno desee realizarlas en la asociación o colectivo con el que colabore habitualmente, sería posible bajo la autorización y seguimiento de la Escuela.

Serán tuteladas por un/una Director/a de Tiempo Libre, diplomado/a oficialmente, que asumirá esa labor de acuerdo con la Escuela y que revisará y dará el visto bueno al proyecto que el alumno/a pretende desarrollar. Asimismo, este Director/a supervisará las prácticas, en coordinación con el responsable de la entidad donde se desarrollen éstas.

De acuerdo a la normativa vigente, el alumno deberá realizar individualmente un trabajo final y escrito que comprenderá una memoria en la que se recoja: Planificación, metodología, objetivos, programación, organización, financiación, actividades, ejecución y evaluación de la etapa de prácticas, correspondiendo a la propia Escuela la concreción de las condiciones y plazos, así como su supervisión y evaluación pedagógica y además quedando la Escuela facultada para poder añadir o complementar lo ya indicado con otros requisitos propios.

A la finalización de la etapa de formación práctica, el Director de Tiempo Libre que hubiera tutelado las prácticas, propondrá la calificación de Apto o No Apto, a los efectos de que la Escuela, junto con los demás requisitos, elabore la evaluación final del curso y así sea consignado en la memoria y en el acta de evaluación.